Los más grandes y los más chicos, las claves del entusiasmo electoral

Los más grandes y los más chicos, las claves del entusiasmo electoral

Con votantes que pasaban largamente los 80 años y con chicos que emitieron sus votos por primera vez, en varias escuelas de Almirante Brown se dio un fenómeno que también se extendió a otros distritos: dos extremos que compartieron el entusiasmo de participar en las elecciones primarias que determinaron un arrollador triunfo del peronismo.

El caso del santiagueño Chazarreta, que a los 87 años y con la movilidad reducida fue a votar a la escuela 54 de Rafael Calzada, representa el entusiasmo que muchas personas de su edad, o incluso mayores que él, mostraron en las elecciones primarias.

Chazarreta fue representante sindical de los trabajadores vitivinícolas. Luchó para poder terminar su casa de Claypole, pero les legó a sus hijos el amor por el país, los valores, el compromiso.

Ayer, su hija Ester lo fue a buscar temprano para votar. «Siempre vota mi viejo, el que milita nunca deja, lo lleva en la sangre», dice su hija, heredera de la sabia militante que el hombre supo sembrar también en su nieta Cintia, que ayer ofició de fiscal.

Algunos de 16 años, otros de 17 y una gran cantidad de 18 años, los jóvenes también dieron la nota en las escuelas de Almirante Brown. Camila votó por primera vez en el Nacional de Adrogué y un grupo de chicas hizo lo propio en la Escuela 43 de Longchamps.

Contentas, las chicas se mostraron «felices de poder votar por primera vez en las elecciones» y posaron relajadas para la cámara de Brown On Line luego de emitir su voto por primera vez.

Etiquetas ,

Posts relacionados

Top