Longchamps: música, charlas y baile en la apertura de un espacio cultural con alma de barrio

Longchamps: música, charlas y baile en la apertura de un espacio cultural con alma de barrio

Las puertas se abrieron a las 18 y aunque algunos entusiastas llegaron antes, ya estaba todo listo para que el público pueda disfrutar de las cervezas artesanales, de las empanadas caseras cocinadas al horno de barro y de la casona reciclada de «El Cultural Del Suburbio», el espacio que ayer abrió sus puertas en Boulogne Sur Mer 1543.

Fusión artística, charlas largas, brindis, música en vivo, pinturas, batucadas, una muestra de fotografía, buenos momentos que volverán a repetirse en «el patio mas lindo de zona sur», como bautizaron al lugares los referentes de El Cultural del Suburbio.

A las 21 arrancó la música, al ritmo de algunos acústicos mezclándose con el aire libre de una noche hermosa. El Cultural empezó a llenarse de gente al ritmo de un video clip. Como en un pase magia, la parrilla se encendió de la mano del mejor parrillero de Longchamps, Piri Delgado, quien asó bondiolas y choripanes, mientras en el escenario Fernando Murtari desandaba el cancionero de Víctor Heredia y Raly Barrionuevo que incentivó algunos pies que de repente comenzaron a bailar las chacareras y las zambas del santiagueño de Frías. Otros cantaron a viva voz las letras-himnos de Heredia. Y todos disfrutaban.

El rock y el pop también tuvieron su lugar de la mano del ex líder de Ánima Bendita, Mariano Villasante, quien a las 22 subió al escenario con su guitarra y el público comenzó a aplaudir al ritmo de temas del disco «La música se comparte» que tiene una gran impronta sobre la importancia de la cultura local.

Con una gastronomía popular y sandwiches que salían uno detrás del otro, en el patio se empieza a escuchar el piano del rosarino Eduardo Spinassi. «Este lugar es una isla en medio de un océano de recorte cultural», ponderó el músico, para el aplauso de todos.

 

Mientras tanto, sobre la calle Boulogne Sur mer se preparan las 40 personas que integran la famosa percusión «El Ensamble» quienes cerca de las 23 ya tenían los parches en el golpe que hizo bailar a la gente y sacó a la calle a los vecinos, que salieron para ver el espectáculo.

Alrededor de las 23.15 bajaban desde el escenario voces de niñas que cantaban folklore a coro. Eran «Los Encendidos», mientras en el público había caras de asombro, por lo talentosas de las voces en niñas tan pequeñas. En el umbral del nuevo día llegó el tango al escenario de la mano del reconocido Hernán Lucero junto a Hernán Fredes: tango con filigranas de Gardel y música criolla de pura cepa para que se formen las parejas de baile, como si el patio fuese peña. Les siguió el ex -cantante y líder de Rey Gurú Peyo Campoliete deleitó con algunas canciones emblemáticas.

Entre los artistas no solo había músicos sino también escritores y recitadores; la joven Sabrina Kleiner leyó sus escritos sobre la nuevas generaciones y un vecino que entró curioso a El Cultural, ofreció un emotivo recitado con un pañuelo en la mano y mucha pasión. Además, en los entreactos que había entre los diferentes músicos, la gente circuló y pudo ver la muestra fotográfica de Agustina Ancales que se encontraba dentro de la casona, además de observar cómo el muralista Marcos Arecha pintó en vivo las paredes deingreso al espacio. 

La noche musical terminó a las 2 de la mañana con la luna de fondo y la titiritera Laura Pagés que sacó risas de todos los que asistieron a la jornada, además la música del dúo Juan Martín Di Salvo y el guitarrista Carlos “Piri” Delgado -que dejó la parrilla para volverse canción compartida. Los vecinos se volvieron a presentar al baile en este espacio que abrirá de jueves a domingos a partir de las 18 y promete ser el vínculo de la comunidad con la cultura, la música nuestra, la buena gastronomía y las ricas cervezas.

Posts relacionados

Top