Una cristalería de Quilmes apagó el horno y negocia una deuda millonaria de gas

Una cristalería de Quilmes apagó el horno y negocia una deuda millonaria de gas

La cristalería fina El Progreso desmintió el cierre de su planta de producción en Ezpeleta, partido de Quilmes, pero reconoció que el martes a las 18 apagó el horno con el que produce para poder renegociar una deuda millonaria con Metrogas, a quien le paga tarifas que llegan hasta los 3 millones de pesos por mes. «Es doloroso llegar a esta situación», dicen los trabajadores.

«No cerramos, sino que cada dos años paramos el horno, hacemos el mantenimiento y en marzo pensamos ponerlo a andar otra vez. Es incorrecto que hayamos cerrado las puertas definitivamente como circuló la versión ayer, pero estamos negociando una deuda grande con Metrogas», le dijo a Brown On Line Marcelo Ebert, que tiene 40 años de empleado en el lugar.

Fundada como cooperativa en 1947, El Progreso mantiene una deuda millonaria con Metrogas, quien multiplicó por cinco el monto que le cobraba a la cooperativa hace tres años. «Estamos buscando una solución para las facturas de gas porque queremos volver a producir», contó Ebert, encargado de la administración de la cristalería, una de las última en su tipo en el país.  

«Vamos a renegociar la deuda del año pasado con la empresa, que está casi acordada y ahora hay que cumplirla. No queremos cerrar, somos más de 200 familias», dice Ebert.

«Pagamos entre 2 y 3 millones de pesos por mes de gas. En 2015, antes de los aumentos, pagábamos 400 mil pesos», cuenta el trabajador a este medio. Y compara esta crisis con la de 2001, que terminó con la renuncia de Fernando De la Rua. «Hemos pasado crisis como la de 2001 pero ahora está complicado. En 2001 las tarifas eran manejables, ahora no. Ya no podemos seguir absorbiendo esos costos» . 

«Queremos generar un poco de divisas para paliar la situación. Pero no hay piedad con las tarifas porque no hay subsidios para las cooperativas ni de Nación ni de Provincia. Estamos hablando con el municipio por ese tema y vamos a ver a qué solución podemos llegar».

«Somos una cristalería artesanal», la definen sus componentes. Es que trabajan muchas de sus creaciones con la técnica del soplado. Y venden al público de lunes a viernes de 8.30 a 12.30 y de 13 a 15. Los sábados atienden de de 9 a 13. Se pueden conseguir jarra, vasos, copas, ceniceros y todo tipo de cristalería fina en su sede de Comandante Carbonari 995, Ezpeleta.

Posts relacionados

Top