Bruno Arias: de Jujuy a Burzaco, con la bandera del folklore y la denuncia social

Bruno Arias: de Jujuy a Burzaco, con la bandera del folklore y la denuncia social

El sábado y con entradas gratuitas que se retiran en la Fundación Soldi (Gorriti y Oblidago, Glew), en la Casa de la Cultura (Esteban Adrogué 1224, Adrogué) y en el Centro Enrique Santos Discépolo (E. Burzaco 740 (Burzaco), el cantautor jujeño Bruno Arias llega a Almirante Brown con su folklore bailable pero también reflexivo respecto de la realidad. 

Censurado por el gobernador jujeño, Gerardo Morales, por pedir la libertad de la dirigente social Milagro Sala, Bruno Arias lleva construido un camino de compromiso social y también de calidad musical a partir de canciones de mano propia que empezó a mostrar en Changuito Volador, su primer disco editado en 2005 y que extendió en sus placas siguientes: Atierrizaje y Kolla en la Ciudad.

Ese camino de canciones con identidad y contenido terminó de cristalizarlo en su más reciente trabajo, El Derecho de vivir en paz.

Consagración del Festival de Folklore de Cosquín, ganador del premio Gardel 2016 en la categoría Mejor Álbum Grupo de Folklore junto con La Bruja Salguero por la placa Madre Tierra, un premio que recibió de manos de Vitillo Ábalos, Bruno pertenece a una nueva generación de artistas de folklore comprometidos con su tierra y su gente. 

En Jujuy, prohibido

La gobernación de Jujuy declaró “persona no grata” a Bruno por solidarizarse con la dirigente de la Tupac Amaru, Milagro Sala. Le prohibió cantar junto con otros artistas en Lagunilla del Farallón, en una actuación a beneficio de las escuelas rurales y amenazó a la directora de las institución con abrirle un sumario y cortar los subsidios.

Posts relacionados

Top