Florianópolis: murieron cinco argentinos en lo que va de enero - Brown Online

Florianópolis: murieron cinco argentinos en lo que va de enero

El miércoles murieron dos argentinos ahogados en las playas de Florianópolis y ya son cinco los turistas de nuestro país que fallecen de esta forma en lo que va del año, sólo en ese estado. En las piscinas naturales de Barra Da Lagoa, en la zona central de la isla de Florianópolis murió Jorge Aquino, un hombre de 35 años que residía en Oberá, Misiones y en la playa de Itapema, falleció Matías Chiocconi, de 30 años, oriundo de la localidad bonaerense de Junín. 

El caso de Aquino tuvo una dosis de dramatismo porque se ahogó frente a sus tres hijos y su esposa y, según el informe de los bomberos “cayó al agua estando alcoholizado y se ahogó en la orilla”. Según el informe enviado por los guardavidas que atendieron a Aquino, el argentino estaba alcoholizado a tal punto que intentó alquilar una tabla de stand up y fue rechazado por su estado.

El lunes también falleció una turista argentina en su departamento, Haydeé Colman, de 51 años, al llegar de la playa de Camboriú, donde estaba con su hija, de 16. En el primer día de 2017 había fallecido una turista por una descompensación en la playa de Ingleses, en Florianópolis, y dos días después un mochilero que había ido a bañarse al rio Camboriú, cayó al suelo y su cabeza golpeó contra una piedra.

“Los casos ponen en relieve la necesidad de un mayores recaudos a la hora de viajar y permanecer en Brasil” dijo a Télam el cónsul argentino en Florianópolis, Gustavo Coppa.

Entre los argentinos en las playas, el clima era de tristeza pero también de reflexión frente a dos factores, la falta de advertencias de peligro y la osadía de algunos. Los guardavidas con los cuales conversó Télam en Canasvieiras, Praia Brava, Joaquina, Itapema coincidieron en afirmar que muchos turistas argentinos, al ver el agua cálida y transparente, creen que no hay peligro.

“Muchos dicen que ya estuvieron en Mar del Plata con olas más grandes y por eso se animan. Pero a veces uno toma de más, está deshidratado y el cuerpo no tiene cómo reaccionar a una situación de peligro”, dijo a Télam Tiego Reis, guardavidas de Itapema, que presenció el intento de reanimación del misionero.

Posts relacionados

*

Top